TALENTOS PERSONALES

Jueves 10 de julio de 2003

 

Como lo manifesté hace un tiempo atrás, deseo abrir un espacio para que otras personas puedan mostrar el fruto de los talentos que Dios les ha entregado.

En principio, consideraré algunos enlaces a sitios personales ajenos, y algunas páginas que aludan a personas conocidas, hospedadas dentro de mi propio sitio. Para ampliar esta última cobertura necesitaré más espacio de almacenamiento, y dedicar más tiempo a la administración de los textos e imágenes que sean interesantes. Por ahora, tengo bastantes limitaciones para desarrollar estos puntos; sin embargo, conservo la esperanza de que más adelante podré alcanzar mayores facilidades.

Obviamente, el fin de estas páginas debe ser consistente con el objetivo general del sitio; y es por esto que mantendré mi supervisión, hasta donde más pueda, aunque no me hago responsable de todo lo que, eventualmente, sea publicado en sitios ajenos.

Es sumamente importante que aparezcan, expuestos públicamente, los datos básicos de el o los autores. Por otro lado, es conveniente aclarar que el hecho de que estas personas estén aquí no significa algún tipo de adhesión hacia mi persona o hacia mis opiniones personales. Simplemente, defienden o representan valores y principios universales y permanentes, aunque están expuestas a errores y debilidades como todos los seres humanos.

Se podrá acceder al contenido de las páginas por aréas (ej. música, pintura, literatura); y dentro de cada una de ellas, por los nombres de las personas, ordenados alfabéticamente.

Por último, quiero decir que, por una humildad mal entendida, o simplemente por timidez, muchas veces los cristianos perdemos la oportunidad de honrar a Dios con nuestros talentos. Mientras tanto, otros individuos que no tienen ni principios ni escrúpulos, aprovechan cada oportunidad que se les presenta para difundir sus ideas moralmente incorrectas. Luego su ejemplo es seguido por muchos jóvenes, cuyos padres no encuentran los medios para evitar que se internen por una ruta que los conduce hacia un sufrimiento seguro.

¡Juntos podemos hacer mucho para impedir que el mal se propague!